Dedicación de la Basílica de Santa María – 5 de agosto

Santa María la Mayor

Dedicación de la Basílica de Santa María (María de las Nieves, Santa María la Mayor, Santa María del Pesebre). 

Tres nombres, tres denominaciones, tres advocaciones, tres títulos y un solo lugar de culto, una iglesia, una sola basílica y una sola Virgen Madre de Dios.

De planta rectangular, tiene tres naves con columnas jónicas. Su fachada principal mira a la plaza y se hizo en el siglo VIII, el campanario románico se construyó en el 1377 y la fachada posterior que da al monte Esquilino data del siglo XVII La imagen de la Virgen María situada sobre el altar mayor es del siglo XIII y el monumento a la Reina de la Paz lo erigió Benedicto XV al fin de la primera guerra mundial. El cielo raso fue dorado con el primer oro americano traído por Colón.

Conocer la historia de esta basílica, una de las cuatro «mayores» que se visitan a diario por multitud de orantes, lo mismo que por amigos del arte, de la cultura o de la historia, obliga a remontarse hasta el siglo IV y a meterse por las enrevesadas galerías de la leyenda.

Cuenta esta que un matrimonio romano, rico a más no poder y perteneciente a la nobleza, quiere hacer de su fortuna inagotable un buen empleo porque no tienen hijos Dan limosnas generosas a los necesitados, pero los bienes cuyo destino final les preocupa no tienen fondo. Una noche, Juan Patricio –así se llamaba el esposo– tuvo un sueño en el que la Virgen Santísima le pide la edificación de un templo en su honor, en el monte Esquilino, en el lugar que ella señale con nieve. Era la noche del 4 al 5 de agosto. A la mañana siguiente, en plena canícula romana, ha aparecido una copiosa y milagrosa nevada en un lugar bien preciso y determinado. Comunicados el sueño y la nevada al papa Liberio, que también ha tenido esa misma noche la misma comunicación celestial, se organiza una procesión de fieles que van a contemplar el prodigio entre rezos admirados y cantos jubilosos. (La leyenda no tiene ninguna garantía histórica y, además, debió de aparecer allá por el siglo XI. Pero cuajó en la devoción popular que cristalizó en los dos lienzos de un discípulo de Giotto: uno representa al papa Liberio, dormido, con mitra presente, y a la Virgen hablándole; en el otro se ve a Juan Patricio y a la Señora haciendo nevar sobre el Esquilino. También Murillo inmortalizó la leyenda dibujando al noble matrimonio contando el sueño al papa Liberio, mientras que en el fondo se distingue la procesión de los fieles hacia el sitio nevado). Lógicamente, esa iglesia se llamó Liberiana, aunque nadie priva al pueblo de darle su propia denominación de «La Virgen de las Nieves» cuyo nombre llevan tantas de las cristianas bautizadas bajo esta advocación. Allí fue donde tuvieron que luchar los partidarios del papa Dámaso contra los secuaces del antipapa Ursino, a fines del siglo IV.

Luego, otro papa, Sixto III (432-440), la mandó reconstruir. Y como el Concilio de Éfeso definió en el año 431 la Maternidad divina de María contra la herejía de Nestorio, provocando una oleada de amor mariano desde Oriente a Occidente a la Theotocos, la antigua iglesia Liberiana se convirtió en el eco romano a la definición efesina. Crece el fervor, llueven donativos de los fieles y las matronas se desprenden de sus joyas para colaborar en el enriquecimiento y adorno de la primera iglesia edificada en Roma en honor de la Virgen María, celebrando el misterio de su Maternidad divina –principal y base de todos los privilegios y títulos– que queda expresado de múltiples formas con mosaicos, frescos y pinturas por toda la estructura. El calificativo de «Mayor» le viene por ser la madre de todas las que en el mundo están dedicadas al nombre de María.

Una nueva advocación viene a añadirse al templo: «Sancta Maria ad Praesepe». Vino como secuela normal y lógica de la devoción, veneración y trato filial a la Virgen. Siendo la Madre de Dios, ¿cómo no se va a dar el salto a contemplar el nacimiento del Hijo por Quien y de Quien recibe toda su grandeza? Al lado de la basílica surge la gruta estrecha y recogida que es, de alguna manera, el remedo o copia de Belén. Allá van los papas, uno tras otro, a celebrar la Misa del Gallo al tiempo que van concediéndole también privilegios: Gregorio III (731-741) regala una rica imagen de oro que representa a la Madre abrazando al Hijo; Adriano I (772- 795) cubre el altar con láminas de oro y León III (795-816) regala tablas de plata acendrada. Como no podía ser menos, allí se mete mucho corazón: a la veneración de los fervorosos fieles se exponen maderas del pesebre y trozos de adobe traídos de Tierra Santa.

Virgen de las Nieves, Santa María la Mayor, Santa María del Pesebre... Virgen Santísima, Madre de Dios, ¡ruega por nosotros!

Fuente: Archidiócesis de Madrid

Imagen | Esta entrada fue publicada en Documentos y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Dedicación de la Basílica de Santa María – 5 de agosto

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s